La Carne

Parte 2

Tradducíon por Israel Meléndez Ayala.

Alguien publicó una foto de pollo frito en su Instagram y recuerdo todo sobre el sabor del pollo frito: la sal, la pimienta, la rajadura de la piel que deja paso a la carne húmeda. No he comido un trozo de pollo frito en una década, pero la memoria sensorial permanece. ¿Lo olvidaré alguna vez? ¿Significa algo para olvidar?

Esto sucede mucho: alguien pública prosciutto y recuerdo las ruedas con mozzarella que mi mamá compraba en Costco que básicamente me comería yo sola, escabulléndome repetidamente a la cocina para cortar solo una pieza más. Alguien pública arroz con pollo y mi boca se llena con la esencia del sazón además de la explosión de guisantes. Alguien publica una costilla de cerdo en la barbacoa y recuerdo la dulzura y el humo, la mancha de grasa, mis dientes tocando el hueso. Sé a qué sabe, lo recuerdo vívidamente. La carne estaba en el centro de mi plato mientras crecía. Me alimentó y me gustó mucho.

Recuerdo estos alimentos y hago lo que me enseñaron en las clases de meditación: ver el pensamiento, honrarlo y dejarlo ir. No hay nada que pueda hacerme volver a comer un trozo de carne, salvo algunas condiciones hipotéticas de estar varado y morir de hambre. La sola idea de ponerme un trozo de carne en la boca me provoca náuseas. Honestamente, no sé cómo lo hace la mayoría de la gente, cómo se "meatpost", para usar el lenguaje de Emily Atkin, y cómo comen carne con abandono.

No dudo que muchas personas son bastante concientes sobre su consumo de carne, pero esa no es la visión que uno obtiene en internet, y ocasionalmente me lleva a la desesperación climática. ¿Qué convencería a la gente de ser abiertamente más vegetariana, más vegana, más (para usar un término temido) basado en plantas? ¿Por qué ser indiferente al comer carne todavía tiene un estatus tan alto, especialmente en el mundo de la comida? ¿Qué convencería a los escritores de alimentos e influencers de sugerir a veces que está bien no comer carne en todas las comidas? ¿Qué haría que hubiera buenas opciones vegetarianas y veganas en los restaurantes de moda? ¿Cómo ajustamos la narrativa sobre qué alimentos vale la pena comer, esencialmente, teniendo en cuenta la ecología, el trabajo, el bienestar?

Estoy escribiendo un libro sobre lo que significa no comer carne en las culturas occidentales, obsesionadas con la carne, colonos-colonialistas. Pero para hacerlo, también tengo que escribir un capítulo sobre lo que significa la carne en estas culturas, aunque no quiera hacerlo. Siempre he querido escribir lo contrario a lo que involucra productos animales. Lo único que cambió esto fue la forma en que la carne tecnológica como “Impossible Foods burgers” y “Beyond Meat” irrumpieron en la escena. De repente, a pesar de mi compromiso con los vegetales, tuve la tarea de desenredar lo que significan las facsímiles de la carne. Pero yo no como estos productos y en realidad, no me preocupo por ellos más allá de lo que representan. Lo que representan es una continuación de la carne como símbolo que encuentro bastante preocupante, porque personalmente quiero ver una reinvención radical de cómo comemos, cómo usamos la tierra y cómo pensamos sobre nuestra comida.

Otros escritores mejores, han estado cubriendo el tema de "qué significa la carne" durante años. Lean “The Sexual Politics of Meat” (La política sexual de la carne) de Carol J. Adams; lean  “Meat”, “A Natural Symbol” (Carne, Un símbolo natural) de Nick Fiddes; lean “Meathooked” de Marta Zaraska.

Es increíble ver las ideas contenidas en estos textos desarrollarse una y otra vez en Internet, así como en conversaciones de la vida real, porque han estado dentro de mi cabeza durante tanto tiempo. Miro con un poco de asombro, así como un poco de molestia: por supuesto, la abundante carne barata representando la masculinidad. Por supuesto, la abundante carne barata representa la virilidad y las fuerzas metafóricas de los Estados Unidos. Por supuesto, la abundante carne barata representa opulencia. Por supuesto, un grupo de idiotas que creen que el presidente Biden va a dictar que solo coman cuatro libras de carne por año y aquellos en contra mostrarán sus bistecs mal cocidos en protesta. Sabemos todo esto.

Twitter avatar for @urbanfarmer00

Tyler Urban 🇺🇸 

@urbanfarmer00

President Biden’s climate plan allows us to eat 4lbs of beef per year... well @POTUS I’m going to cook 4lbs just tonight! #EatBeef 

(Any cattlemen who voted for Joe care to weigh in on this?) Image

April 24th 2021

Para mí, la carne kerfuffle de la semana pasada fue una ola de lo obvio y deprimente. El gobierno de los Estados Unidos subsidia las industrias de la carne y los lácteos industriales por $38 mil millones por año; la carne y los lácteos son industrias alimentarias socializadas con condiciones de trabajo horribles en un país que brinda servicios médicos universales y no elimina nuestra deuda de préstamos estudiantiles. Biden no va a hacer nada al respecto, aunque ciertamente debería hacerlo (y no de la forma que sugiere Ezra Klein, que es un tema para otro ensayo).

En un momento interesante para coincidir con la guerra de la carne de imitación, Epicurious anunció que oficialmente ya no publicarán recetas que involucren carne de res. Mucha gente empezó a gritar sobre cómo deberían promover la carne de vacuno "sostenible", a pesar del hecho de que no existe un nivel o un tipo de producción de carne de vacuno amigable con el medio ambiente que pueda alimentar a las personas con la cantidad de carne de res a la que están acostumbrados a comer. Algo tiene que ceder. El consumo debe disminuir.

Twitter avatar for @famousmred2

The Other Mr Ed 

@famousmred2

@epicurious I get my beef from a small, local farmer who doesn't use antibiotics and maintains a small herd that is entirely grass-fed. Instead of boycotting beef *eye roll* promote sustainable agriculture. This is looking busy while doing nothing.

April 28th 2021

También es cierto que los productos lácteos, los camarones, los pollos y otros tipos de ganado también tienen un impacto terrible en el medio ambiente, además del pésimo bienestar animal y las condiciones laborales humanas. Es necesario que haya más matices en la conversación.

Pero los medios alimentarios en general no se toman el cambio climático en serio, en realidad no. Me refiero a las principales revistas y secciones de alimentos, que no se posicionan en absoluto con respecto al abastecimiento y no hacen mucho por educar a los lectores sobre las enormes emisiones de gases de efecto invernadero que causa el sistema alimentario. ¡Eso sería demasiado fastidio! Este movimiento de Epicurious es algo, y es audaz, y espero que la conversación que han comenzado se amplíe y profundice en el resto de los problemas del sistema alimentario más allá de la carne de res. Al menos están diciendo algo, lo que sea. (Y no me importa que haya un anuncio de “Lightlife” en el medio cuando “Tyson” y otros conglomerados de carne masivos se anuncian por todas partes y por lo tanto, influyen en la cobertura. ¿La ética solo importa cuando no estamos comiendo carne? Pssh).

El sistema alimentario actual podría impedirnos alcanzar los objetivos del calentamiento global si nada cambia sobre cómo usamos la tierra y lo que comemos, razón por la cual todos los “post” de carne y las reacciones de enojo por reducir la carne me hacen sentir triste, frustrada e ineficaz. (¿Y cuánto tienen en común la mayoría de los escritores de alimentos con la derecha en lo que respecta a la función simbólica de la carne? ¿Por qué comer carne con abandono tiene el pulgar hacia arriba en todos los puntos del espectro político?) Sin embargo, me recuerdan volver al trabajo: cocinar mis verduras, hornear mis pasteles veganos, escribir mi libro sin carne. Para la mayoría, mis preocupaciones son tontas, poco interesantes. Oh bien. Seguiré imaginando un mundo diferente.